Supercopa: Un galáctico Messi hace campeón al Barça

Supercopa: Un galáctico Messi hace campeón al Barça
Comparte este artículo
Autor: Comentar

La vuelta de la Supercopa pasará a la historia seguramente por lo vergonzosos acontecimientos que tuvieron lugar al final del partido. Una pena, cuando habíamos vivido uno de los mejores derbis que se recuerdan, un auténtico partidazo, lleno de goles, ocasiones, juego de calidad y una gran emoción. Pero, al final, solo hay que ver los distintos medios deportivos de nuestro país y del extranjero, de lo que más se está hablando hoy es de la tangana final y de los distintos enfrentamientos entre jugadores, y cómo no, de la lamentable acción de Mourinho.

Supercopa-Barcelona-campeones< /p>

Sinceramente, el equipo blanco debería empezar a controlar a uno de los mejores entrenadores del mundo, pero que eso no le faculta para actuar como actúa casi siempre. Lo de ayer fue solo la “guinda” a una actitud chulesca y grosera con el contrario que siempre le ha acompañado por todas las ligas por las que ha pasado. Igual que se reconocen sus méritos deportivos, hay que denunciar la actitud de una persona que está haciendo mucho daño a una institución como el Madrid, que siempre ha sido un ejemplo de señorío y nobleza (tanto en la victoria como en la derrota). Y lo peor es que se lo está “contagiando” a jugadores que siempre han sido modélicos.

Mou no es el único culpable del final de ayer, ya que todo viene de una entrada demencial sin venir a cuenta de Marcelo. Eso origino, algo que no debe realizarse nunca, la entrada al campo de todo el banquillo azulgrana…Pero en ese momento, un entrenador tiene que dar ejemplo y ayudar a separar a sus jugadores, no para hacer un acto tan ridículo y a la vez denunciable como meter el dedo en el ojo al segundo entrenador del Barça. El problema viene cuando se le ha dado todo el poder deportivo a un solo hombre y se cree el dueño de una institución.

Pero vamos a hablar de lo realmente importante, el fútbol, que ayer se nos mostró en su máxima expresión. Si el partido de ida había sido claramente dominado por el Madrid, en la vuelta hemos vivido un choque de tú a tú, en que cualquier de los dos equipos podrían haber ganado. Un partido de los que hacen afición.

Barcelona-Messi

El Madrid comenzaba con la misma intención que en el partido del Bernabéu: presión muy intensa desde arriba con la intención de incomodar al rival y no dejarle hacer su habitual juego de toque que acaba desarbolando a todos los equipos. El Barcelona presentaba, esta vez sí, el equipo de gala que ya jugó en la final de la Liga de Campeones, pero se seguía notando que todavía le falta algo de preparación a sus principales estrellas. Los blancos creaban las primeras ocasiones, pero fue el Barcelona el que se adelantó en una jugada maravillosa en la que Messi metió un balón al hueco a Iniesta, que, sin inmutarse, picó con una suavidad de maestro el balón ante la salida de Casillas.

Pero tan solo 5 minutos después, Ronaldo empataba el partido a la salida de un córner. Durante los siguientes minutos, los dos equipos tuvieron ocasiones para adelantarse en el marcador, pero Casillas y Valdés salvaron a sus equipos con algunas actuaciones de gran mérito. Pero justo antes del descanso, tal como sucediera en el partido de ida, el Barcelona se adelantaría en un gol más propio de los videojuegos. En un córner aparentemente inofensivo, entre Messi y Piqué se construyeron una genialidad. El central habilitó con un precioso taconazo al argentino, y éste ya imparable dentro del área demostró porque es el mejor jugador del mundo al picar el balón por encima de un Casillas que había cubierto casi toda la portería.


https://www.youtube.com/watch?v=yvX0RxNIoWU

La segunda parte siguió por los mismos derroteros, con máxima igualdad y con ocasiones claras para los dos equipos. Pero hubo que esperar hasta el final para que se revolucionara el partido. Primero Benzema igualaba el choque a falta de tan solo 10 minutos. En esos minutos pudo haber pasado de todo, el Barcelona en especial buscaba no llegar a una prórroga que hubiera sido muy dura a estas alturas. Y en ese momento apareció un jugador que ya es historia de este deporte, y que demuestra día tras día porque es el mejor jugador de largo del mundo. Adriano vio a Messi, y le dio un preciso pase por alto que el delantero aprovechó con una espectacular volea. Locura entre los culés, que lograban su décimo título de la Supercopa de España, primer título de la temporada que comienza.

Como reflexión final, deseamos que el espectáculo deportivo que nos han ofrecido los dos mejores equipos del mundo actualmente se repita más veces esta temporada y que podamos disfrutar de unas plantillas increíbles, pero que todos los elementos extradeportivos y violentos del final del partido no se vuelvan a repetir. Saldremos ganando todos, jugadores, equipos y aficionados.

Comparte este artículo