Barcelona, un campeón de leyenda

Barcelona, un campeón de leyenda
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Todos los aficionados del mundo pudieron disfrutar el sábado de uno de los mejores equipos de la historia de este deporte. Un equipo de leyenda que en estos tres años no solo ha conseguido unos números increíbles, sino que ha demostrado una forma de jugar que será recordada para siempre.

Barcelona-campeón-Liga-de-Campeones

Un ejemplo de excelencia, de fútbol ofensivo, de toque…y con unos jugadores que juegan como auténticos Dioses. El sábado fue una culminación a un proyecto iniciado hace ya muchos años en La Masía, cuando los Iniesta, Messi, Xavi no eran más que niños. Se estaba sembrando los cimientos de lo que iba a ser la excelencia hecha fútbol.

El sábado se retaban los dos mejores equipos de la década, en lo que se presuponía una oda al juego de ataque y al espectáculo. Todos los ingredientes hacían presagiar una final espectacular como no se recordaban. La expectación máxima por dilucidar si el Barcelona se convertiría por segunda vez en tres años en campeón de Europa, o por si el contrario el Manchester United se tomaba la revancha de hace dos años en Roma contra el equipo español.

El comienzo del partido sorprendía a todo el mundo. Un equipo inglés muy ambicioso ejercía una presión en el campo del Barcelona que no dejaba ni tocar el balón a los hombres de Pep. Los hombres de Ferguson parecían haber aprendido la lección de lo sucedido tan solo dos años antes. Sabían que no podían dejar hacer su juego de toque habitual al Barça si querían contar con alguna oportunidad. Durante 10 minutos el equipo inglés fue dueño y señor del partido. Pero no sería más que un espejismo, porque en cuanto Xavi e Iniesta tomaron el mando del partido y pudieron hacer la primera combinación todo empezó a cambiar. Guardiola se dio cuenta que la clave era superar esa primera línea de presión inglesa. Para lo que adelantó a ambos jugadores para que pudieran jugar con más libertad. De esta manera, poco a poco la situación fue cambiando.

REINO UNIDO FÚTBOL LIGA DE CAMPEONES

El Barcelona en tan solo 10 minutos más daba la vuelta de una manera radical a la situación. Empezaba a hacer combinaciones preciosas y de varios minutos en las que el Manchester no hacía otra cosa salvo correr detrás del balón. Empezaban a llegar las primeras ocasiones. Todas ellas clarísimas, y dando la sensación de que el Barcelona empezaba a dominar por completo. Los “red devils” no tocaban prácticamente el balón y se limitaban a aguantar como podían. Pero estaba claro que era cuestión de tiempo. El que necesitó Xavi para sacarse de la chistera uno de esos pases que solo ve él. Dejaba solo a Pedrito, que con total tranquilidad batía a un Van der Sar que se despedía en la final.

El Barcelona sabía que era el momento e intentó sentenciar antes del descanso. Sin embargo, y de manera sorpresiva, el Manchester igualaría en una gran combinación de Giggs y Rooney, que acabó con un gran gol de este último. Gol que no debería haber subido al marcador, ya que el jugador galés se encontraba en fuera de juego al recibir el balón. De esta manera se llegaba al descanso con un resultado bastante engañoso. Pero el equipo azulgrana sabía la clave para llevarse esta final.


https://www.youtube.com/watch?v=h7TcOhoyydI

La segunda parte comenzó con un Barcelona en modo ciclón total. El equipo de Guardiola se lanzó al ataque, con la intención de marcar deprisa un gol que diera más tranquilidad. Vivimos unos minutos mágicos, en los que vimos todo tipo de jugadas, combinaciones, toques…Pocas veces se ha visto una demostración así. El Manchester parecía una marioneta en manos del Barça. Pero tuvo que ser el mejor jugador del mundo, y ya uno de los mejores de la historia, el que diera un golpe de efecto al partido. Messi cogía el balón fuera del área y con la mirada asesina de un goleador hizo un disparo de gran potencia que sorprendió al portero holandés. Estallaba la locura entre los aficionados y jugadores españoles que lograban un justo premio. Pero fue a falta de 20 minutos cuando Villa, que hizo un partidazo, anotó un golazo increíble que sentenciaba la final. El fútbol hacía justicia con un equipo arrollador en todo momento.

messi-final

El marcador pudo ser mucho más elevado si se hubieran convertido alguna de las múltiples ocasiones con las que contaron los azulgrana, pero ya no quisieron hacer mas sangre, y más teniendo en cuenta el juego limpio y caballerosidad del Manchester United. Un señor club que en todo momento aceptó que estaba siendo superado por un equipo superior y no recurrió a malas artes o entradas duras. Un más que digno rival que no pudo hacer nada en esta final porque estaba contra un equipo de leyenda y que cuando se pone a jugar nada ni nadie lo puede parar.

Llegaba el final y con él la alegría de unos jugadores que se habían merecido proclamarse nuevamente campeones de Europa. Tercer título en tan solo 5 años y cuarto en total. Pero a buen seguro en los próximos años le seguirán muchos más, ya que estamos ante un equipo muy joven todavía y con un hambre insaciable. Mientras los aficionados disfrutaremos de un equipo que ya es leyenda viva de este deporte. Siendo además un ejemplo más de que el fútbol español (tanto en clubs como en selecciones) está ahora sí en lo más alto de este deporte y son los demás países los que nos envidian.

Comparte este artículo