Liga de Campeones: Barcelona pone pie y medio en Wembley

Liga de Campeones: Barcelona pone pie y medio en Wembley
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Tercer partido del maratón de clásicos que llevamos en dos semanas y esta vez fue el Barcelona el que se llevó el gato al agua sentenciando casi su pase a la final de Wembley. Todavía queda el partido de vuelta, pero mucho tendrá que cambiar todo para que el Real Madrid pueda tener alguna opción.

blog-messi

Lo primero que habría que señalar es que mucho se esperaban de estos partidos entre los dos mejores equipos de nuestro fútbol y se hablaba del espectáculo que podía ser para el espectador. Al final, y eso es lo triste, ese supuesto espectáculo está siendo más fuera de los terrenos de juego que dentro. Y es que salvo la final de Copa que tuvo intensidad y buen juego por momentos, los otros dos partidos están dejando una imagen bastante mala de nuestro fútbol: dureza, juego rácano (sobretodo del Madrid), insultos, tanganas, enfrentamientos dialécticos entre jugadores y entrenadores…Y mientras, ofreciendo muy poco fútbol del que se presupone en las dos plantillas con más estrellas del planeta.

Sobre el partido de ayer se podrá hablar sobre la decisión arbitral de expulsar a Pepe por una fea entrada o sobre el teatro que pudieron hacer algunos jugadores dentro del campo, pero lo primero y más importante que habría que señalar es como de nuevo Mourinho hizo un planteamiento indigno de todo un Real Madrid. El entrenador portugués, tal como pasó en el partido de liga, renunció a todo juego ofensivo, encerrando a todo su equipo en su campo, esperando a ver si sonaba la flauta de algún fallo del Barcelona y así poder aprovecharlo. Pero nada más, ni juego, ni combinaciones…un espectáculo lamentable. Claro que hay estilos y estilos, pero siempre hay que tener en consideración el equipo que tiene uno y Mourinho volvió a demostrar que claro que es un experto en ganar títulos, pero también que en muchas ocasiones es un anti-fútbol.

guardiola-mourinho

Si esto se junta a que el Barcelona ayer también hizo un partido bastante malo, haciendo uso de su habitual toque, pero con una lentitud desesperante, sin profundidad y sin ganas de arriesgar lo más mínimo, pues nos encontramos con el bodrio infumable que tuvimos que vivir ayer. Ni ocasiones, ni juego, ni calidad…ayer más de uno tuvo que hacer esfuerzos para no dormirse ante este “espectáculo”.

La primera parte sólo dejó dos ocasiones del Barcelona, muchos enfrentamientos entre jugadores, muchos de los cuáles compartieron vestuarios el año pasado en Sudáfrica, y una tangana en el túnel de vestuarios al llegar al descanso que acabó con  tarjeta roja para Pinto.


https://www.youtube.com/watch?v=K03cgHJCMeA

La segunda parte seguía por los mismos derroteros, hasta que llegó el minuto 60 en el que Pepe hizo una dura plancha a Alves. El arbitro, a instancias de su auxiliar, decidió expulsar al jugador portugués. Seguramente con amarilla habría bastado, pero es el riesgo que tiene que asumir un jugador que siempre suele jugar con dureza. Al final un día como ayer te expulsan en una jugada dudosa. La expulsión terminó de rematar al equipo merengue. El Barcelona vio que era su momento para hacer sangre, y empezó a mover con más velocidad el balón. A falta de 15 minutos una gran jugada de Afellay acabó con gol de Messi. El propio jugador argentino dejó lo único rescatable del partido. El jugador del Barcelona volvió a demostrar por qué es el mejor jugador del mundo, con una jugada espectacular en la que se fue de cuatro jugadores para acabar cruzando el balón suavemente ante la salida de Casillas.

Dentro de seis días tendremos el definitivo partido de vuelta, pero mucho tendrá que cambiar todo para que el Real Madrid pueda remontar este 0-2. Sin embargo, esperemos que Mourinho se dé cuenta que tiene un equipo lleno de delanteros de gran calidad y que donde tienen que estar es en el campo, no en el banquillo. Esperemos que tengamos un gran partido y que por fin demuestren su enorme potencial.

Comparte este artículo