La gran muralla blanca

La gran muralla blanca
Comparte este artículo
Autor: Comentar

El fútbol es el único deporte injusto que existe en el planeta. Es el único deporte en el que un equipo puede ser mucho peor y puede ganar un partido. Fútbol, tenis, baloncesto… Piensa en cualquier deporte y aplícalo, siempre gana el que se lo merece. Merecido o no, el Real Madrid es el nuevo campeónde la Copa del Rey.

iker campeon

Muchas son las lenguas, en toda la prensa mundial, que hablan de la victoria del Real Madrid por encima del juego vistoso del F.C. Barcelona, algo cierto si nos ceñimos a los hechos. El Real Madrid planteó el partido como un equipo pequeño, trivote en el centro del campo para destruir, esperar atrás y salir corriendo a la contra.

Siendo realistas es la única forma que tenía el conjunto blanco de hincar el diente al eterno rival. A los entrenadores les pagan para entrenar claro, pero también para sacar el mayor partido a sus jugadores. Por eso Mourinho es uno de los mejores entrenadores del mundo. Ya se vió en el 5-0 que si el Real Madrid juega de tú a tú y deja espacios el Barcelona es implacable.

El trivote de Mourinho sirvió para frenar el juego del Barça. Pepe, Khedira y Alonso estuvieron sobresalientes en la destrucción, en la basculación defensa, en frenar a las piezas claves del conjunto azulgrana y hasta en las pocas, pero efectivas, salidas a la contra.

El Barcelona solo pudo hacer daño al Madrid cuando este bajó su nivel físico y ya no pudo estar tan agresivo, ahí fue cuando el equipo de Guardiola tuvo la final en la mano. Pero los partidos son para los que aprovechan sus ocasiones, y ahí estuvo Ronaldo. Por fin fue decisivo en un partido grande y ante el eterno rival. Gran cabezazo de estrella que calla muchas bocas.

El fútbol puede ser vistoso o menos vistoso, no bonito. El Real Madrid realizó un partido sobresaliente, en su tarea, en su misión, ganar la final. ¿De qué sirve jugar vistoso si no ganas? Hoy nos acordamos de que el Barça planteó un juego muchas más ofensivo y vistoso, pero para la posteridad queda el nombre del Real Madrid grabado en el palmarés de la ansiada copa.

Y esto solo es el principio, la Champions será el plato fuerte y ahora Guardiola ya tiene algo más en lo que pensar, en poder pasar la gran muralla blanca.

Comparte este artículo